Cuesta de enero: la temible pesadilla que puedes evitar

La cuesta de enero es generalmente pesada para todos, ya que los gastos decembrinos, si no se tiene planeación, dejan los bolsillos vacíos e incluso hasta con deudas. La gente va entonces a las casas de empeño para volverse a endeudar. Se tapa un hoyo y se destapa otro.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señala que además de los gastos efectuados por los consumidores en diciembre, enero es el mes en que los comerciantes hacen ajuste de precios a productos y servicios que van a tener un impacto en nuestro presupuesto. Para enfrentarlos, hay que aprender de finanzas personales.

Estrategias para aligerar la cuesta a largo plazo

La propuesta es planear y tener estrategias para que el año que inicia no vayas arrastrando deudas a lo largo del año.

Entre las recomendaciones que da Profeco se incluye tener metas financieras para el 2020, a corto y largo plazo, planeando con anticipación productos y servicios que necesites: electrodomésticos, una herramienta de trabajo o vacaciones. Hacer presupuesto y registrar gastos pueden ser muy útiles para saber cuánto se dispone y cómo administrar bien el dinero.

Respecto a la alimentación, hay que saber comprar lo que comemos: planear los menús semanales para comprar solo lo necesario y no regresar varias veces al supermercado; almacenar los alimentos, congelar o reutilizar sobrantes y revisar el refrigerador una vez a la semana puede cambiar la manera en que gastamos.

En cuanto a los gastos hormiga: dulces, un café o cena de fines de semana, espaciarlos. Si sales todos los fines de semana, cámbialo por cada quince días. Si gastas diario en golosinas, que sean dos veces por semana.

Si quieres saber más de cómo ahorrar, solicitar créditos, buscar nuevos ingresos y administrar tu dinero de manera inteligente, consulta Profeco-Revista del Consumidor mes de enero 2020.

Foto tomada de TV Azteca

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*