Comerciantes de Central de Abasto piden Mesa de Diálogo a AMLO ante corrupción y desvío de recursos

Comerciantes agrupados en la  Asociación de Comerciantes de la Central de Abasto (CEDA) formado por alrededor de 3 mil integrantes, hicieron un llamado para que se establezca una mesa de trabajo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador para mostrar con pruebas, la realidad que está dañando a la Central de Abastos de la Ciudad de México: desvío de recursos, actos de corrupción  y conteo irregular por servicios, lo que pone en riesgo la economía de la Central de Abastos.

Hay desesperación en diversos sectores de comerciantes, aseguraron. Solicitaron que en dicha mesa esté integrada por la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Agricultura y la Secretaría de Economía.

En conferencia de prensa, Perla Yadira  Carrillo, Presidenta de la Asociación de Comerciantes del CEDA, advirtió que productores y  transportistas pueden tomar también acciones como ocurrió recientemente. Hace tres meses le pidieron a la Jefa de Gobierno que atendiera todas las problemáticas de la Central y  solicitudes a secretarías e instancias que se han realizado, no han tenido respuesta. Señaló que nada cambiará si no se establecen medios de  transparencia y  legalidad y al mando de la Central a alguien que conozca de su funcionamiento.

Denunciaron que antes que se agrave la crisis en la CEDA  debe ser atendido para mantener de pie el gran centro mayorista de abasto, con el fin de garantizar la cadena de distribución de alimentos y rescate de la soberanía alimentaria.

Afirmaron que las políticas públicas que se han aplicado en la CEDA son lesivas: concesiones privadas que se llevan el 70 por ciento del ingreso autogenerado; clausuras a bodegas con total anarquía e ilegalidad, cobro y concesión de actividades económicas a diversos sectores productivos a altos costos y en total ilegalidad, extorsión a los clientes con grúas en la vía pública; cobros de piso hechos sin recibo a quienes concesionan metros cuadrados en áreas comunes de la CEDA; vialidades externas modificadas a pesar de la afectación a transportistas de carga, clientes y comunidad en general, obras “oscuras” no funcionales, con inversión que, mencionan, ”está impregnada de corrupción”.

Acusaron que el factor “madre” es la falta de mecanismos de transparencia y honestidad así como falta de experiencia con la que se han conducido quienes han estado al frente del centro mayorista.

El manejo irregular y desvío de recursos  ha generado afectación económica a comercios y los montos recaudados no se reflejan en beneficios para el mercado mayorista más grande de América Latina.

 “Desde que inició usted asumió la Jefatura de la Nación, en la Central de Abasto se dio un aumento de entre el 15 y 34 por ciento en los servicios de mantenimiento de las bodegas, un gasto de alrededor de 120 millones más  que pagan los comerciantes y por ende, se trasladó el costo en los alimentos”.

Entre irregularidades mencionaron la situación de los Sanitarios, que anualmente genera 147 millones de pesos y está concesionado a un particular. O el cobro de peaje, un servicio concesionado a la empresa NERL S.A con un monto anual de 460 millones de pesos y le deja al Fideicomiso solo 91 millones de pesos anuales. Se quejan de los atrasos en trabajos de remodelación de la Central y que debido a la poca accesibilidad a las instalaciones, han tenido una baja en sus ingresos de entre 50 y 60 por ciento.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*