Y tú, ¿te consideras arriba de tu peso?

En la última década han salido a luz un sinfín de artículos y estudios sobre el sobrepeso que existe en la mayoría de la población mexicana. Aunque muchos  lo atribuyen a una mala alimentación, la realidad es que hace falta un cambio radical en el estilo de vida y sobre todo un gran compromiso consigo mismo para poder salir adelante y lograr tener ese cuerpo de sensación que tanto deseamos.

México tiene el primer lugar en obesidad en Latinoamérica y el cuarto lugar a nivel mundial. Ha pasado a este “destacado” ranking por sus niveles preocupantes de sobrepeso  en sus pobladores. Cabe destacar que esto se debe a un desbalance energético: siete de cada diez mexicanos tienen obesidad en nivel 1, es decir, por la ingesta excesiva de alimentos poco saludables y azúcar.

¿Qué significa un desbalance energético? Esto quiere decir que la alimentación no es la adecuada, además se ve potenciado con poca o nula actividad física. Esta dupla de malos hábitos por lo general es causa de múltiples enfermedades como la diabetes, paros cardiacos y en algunos casos excepcionales, cáncer.

Los nutriólogos y especialistas en el tema recomiendan realizar cinco comidas diarias en donde tres son fuertes; las otras dos son refrigerios y funcionan como revitalizantes. Pero no todo termina ahí, se recomienda tener sesiones de ejercicio de media a dos horas diarias para que la energía acumulada en tu cuerpo sea quemada y tengas un mejor metabolismo el cual ayudará a que tu peso sea el adecuado conforme a tu edad y estatura.

Así que ya sabes, bájale a los taquitos súper ricos de la esquina y súmale a tus horas diarias de ejercicio para poder gozar de una salud buena y prolongar tu vida, recuerda que solo lo haces por tener una vida saludable.

Es posible evitar los productos “mágicos” para bajar de peso, proteínas y suplementos alimenticios que toman los grandes deportistas. Cuida tu cuerpo, duerme ocho horas diarias, si no puedes comer cinco veces al día por lo menos hazlo tres, sal a correr y realiza sentadillas, abdominales y lagartijas, con eso pondrás a trabajar todos los músculos de cuerpo, y en poco tiempo notarás la diferencia, recuerda que tener un cuerpo esbelto requiere compromiso y constancia, pero más que nada ¡paciencia! 

 No te desesperes si los resultados no ocurren pronto, aunque no lo veas tu cuerpo cambia desde el primer día.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*