Tiene alas pero no es pájaro, nada pero no es pez, ¿qué será? ¡Un alebrije en la Alameda Central!

  • Cada año se lleva a cabo un paseo con alebrijes iluminados gigantes, la creación milenaria de un humilde artesano mexicano que conquista a pequeños y grandes.

Mira papá, parece un unicornio, pero, ¿los unicornios tienen plumas? Me gusta mucho, con plumas y cola de conejo se ve más bonito. ¡Tómame una foto con esa mariposa! Saraí está emocionada, brinca, toca, pregunta. No sabe a ciencia cierta lo que ve, pero le gusta. Baila al son de la banda de viento que retumba en la Alameda Central.

Es un griterío, venden papas y refrescos, todo el mundo toma selfies. Se trata del desfile de Alebrijes iluminados que cada año celebra el Museo de Arte Popular. Esta artesanía centenaria en México fue producto de las alucinaciones de Pedro Linares, quien mientras agonizaba en su cama por causa de una úlcera péptica maltratada miró estas criaturas.

“Entonces el enfermo comenzó a alucinar monstruos salpicados de colores chillantes, cuyo cuerpo estaba constituido por distintas partes de animales: alas, garras, cuernos, cola y colmillos; a su vez que cada uno repetía sin cesar: ¡Alebrije, alebrije!”.

Por ser tan significativos el MAP ofrece un espectáculo con decenas de alebrijes, que se pueden apreciar cada año en el desfile. La entrada es libre y el objetivo ese difunda y valore el trabajo de todos y cada uno de los artesanos que dieron vuelo a su imaginación para crear estos seres mágicos.

¿Qué esperas para alucinar tu propia bella creación?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*