La bebida de los dioses, en una versión muy refrescante

Pulcaletas, rico alivio para las bochornosas tardes

Una calurosa tarde de domingo recorriendo entre los gritos de “¡pásele pásele!”, la multitud de gente  viene y va el interminable tianguis de “la San Juan” que también es conocido como “el tianguis de la Texcoco”, porque se encuentra sobre la avenida del mismo nombre, la cual divide Nezahualcóyotl  de la CDMX. A pesar de la sombra que nos prestan las exclusivas lonas rosas que caracterizan a los más típicos tianguis, se vuelve cada vez más irritante el andar.

Como si de un oasis se tratara, las  Pulcaletas aparecen al paso. El adorno de maguey que tienen enfrente del refrigerador me hace pensar que debo probar ese pulquito convertido en paleta.

En el refrigerador se pueden observar las coloridas paletas, las hay de 13 sabores diferentes; como mango, piña-coco, maracuyá, piña, guayaba, melón, zarzamora, fresa, guanábana, manzana- arándano, nuez, xoconostle y frambuesa. Estos dos últimos son sus más nuevos sabores.

Hace poco más de un lustro, la idea de las Pulcaletas surgió en Coatepec, en Ixtapaluca, Edo. de México y poco a poco ha ido creciendo hasta tener diversas sucursales en el país y tienen la firme convicción de seguir expandiendo el negocio.

Coatepec se ha destacado por ser un municipio “pulquero”  y es por eso que algunos empresarios del mismo, decidieron continuar con esta tradición pero dándole un giro al pulque, así que lo transformaron en deliciosas paletas.

Pregunto por el sabor que recomiendan: “todas saben muy ricas, elige la de tu fruta favorita y  te va a encantar” Efectivamente tienen todo el sabor de la fruta natural. ¡Tan refrescantes y deliciosas como para pedir más de una!

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*