Ganeshitos, cacahuates salados o cómo aprender a ser un empresario a través del programa Jóvenes Construyendo el Futuro

  • Hasta febrero del 2018, el sector de la población en México de jóvenes que no estudian o trabajan, sumaba 3,9 millones de personas, según la Encuesta Nacional de Educación y Empleo elaborada por el INEGI… hasta que aparecieron un grupo de jóvenes emprendedores y un programa de gobierno.

Es viernes, has tenido una larga semana con jornadas laborales intensas. Te sientes fatigado, harto, tienes migraña. Después de un viaje de dos horas de regreso a casa en metro, lo único en lo que piensas es en tu cama. Llegas a tu colonia y pasas por la tiendita de la esquina, ¿una cerveza?… mmmm, no suena mal.

Decides abrirla ahí mismo, das el primer sorbo y te sientes extasiado. Pero tienes hambre. ¿Una botana? ¡Claro, nadie puede decir que no a una botanita! Piensas: quiero que sea salado y crujiente. Haces una búsqueda rápida con los ojos y ¡bang! ¡Ganeshitos, cacahuates salados! Los eliges, los masticas, te relajas, después de todo, la vida luce bien. Sonríes. Es felicidad.

Y no es todo, porque te preguntas ¿quiénes son los responsables de esa delicia?, -¡qué bueno señor, me alegro que venda Ganeshitos! Y te enteras del grupo de chicos y chicas que pertenecen al programa de becas denominado “Jóvenes Construyendo el Futuro”, cuyo mentor es otro joven y visionario emprendedor —que hace de capacitador —. Este programa ofrece becas de capacitación a personas de 18 a 29 años de edad, quienes no cuenten con un empleo ni estudien.

Las becas son gestionadas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) y consisten en la entrega mensual de un apoyo por 3 mil 600 pesos durante un lapso no mayor a un año. El objetivo es servir de vínculo entre los jóvenes y la capacitación laboral, a fin de que obtengan experiencia y puedan posteriormente conseguir un empleo. El director de la empresa en cuestión, Azael Didier, les da un plus: enseña a los chicos a hacer estrategias y redes de mercadeo, así como a crear un negocio sencillo a través de ideas como vender cacahuates, pero con una visión empresarial. Es un ganar-ganar.

“Mi intención es que ellos además de recibir su apoyo por parte del gobierno, sean capaces de generar más ingresos y recursos; que aprendan a emprender, no solo a cobrar. A la vez que generamos marcas para la empresa (Reflejarte Estudios), comenta el Director General.

Los cacahuetes de los Jóvenes que Construyen su Futuro

Los Ganeshitos son cacahuates salados —por ahora, ya trabajan para que sean enchilados— y son distribuidos en las tiendas de las localidades a partir de un distribuidor (sin). Los becarios son quienes generan la estrategia para lograr que las tiendas en donde se coloque el producto, continúe con ventas y no se pierdan, siempre se está a través de la publicidad garantizando que se adquiria el producto por el consumidor final.

¿Dónde puedes encontrar el producto? Hasta el momento en seis tiendas locales ubicadas en U.H. Vicente Guerrero, 09200 Ciudad de México, CDMX, aunque planean estar en bares porque los estudios de mercado reflejan que se consume, generalmente, en compañía de alcohol.

Lo primero que hacen los jóvenes es generar una estrategia de ventas para conseguir clientes. En un segundo momento se convierten en distribuidores, es decir, ellos llevan el producto porque pueden ganar más dinero, aparte del que obtienen con la beca por hacer publicidad, y campañas, ahí se les capacita para hacer todo.

Un plus que descubrieron es que no hay, por lo regular, publicidad para cacahuates. Por ello, habrá “vendedores silenciosos”, que son stands con el personaje que hace de logotipo de la marca: Ganseha, un Dios hindú que tiene cara de elefante, cuerpo de humano y por supuesto come cacahuates. Los jóvenes crearán. stands, carteles y pintaran tiendas como publicidad. “Pretendemos que se vea mejor la comunidad con un mural de Ganesha, porque muchos espacios públicos están gratinados”. El único requisito es que la tienda deberá mantener una meta de ventas de 6 o 7 tiras con diez paquetes a la semana.

Ganeshitos Vs los monstruos

Por lo regular, las grandes empresas llevan a las tienditas los anaqueles, colocan el producto, no lo cambian regularmente y están obligados a consumir cierta cantidad mensual. Ganeshitos ofrece ganancias y, además, publicidad extra. “Los comerciantes se ponen muy contentos porque con las grandes marcas, vendas o no, debes consumir.” Con Ganeshitos trabajan por concesión, ellos meten el producto y los jóvenes hacen la publicidad y conforme se vende se le pagará al distribuidor. Por ahora se venden puros mayoreos.

 

¿Te interesa ser distribuidora o distribuidor?

Los requisitos para ser distribuidor y/o proveedor son sencillos: ser sociable, popular, con visión estratégica, honesto y comprobar que conoces 50 tiendas. En las entrevistas se determinará si eres ágil, saludable y otras condiciones —porque deben caminar mucho—.

Su concepto creativo es innovador: el Dios Ganesha, el logotipo, se asocia con los periodos de relajación y éxtasis cuando la gente suele comer y este aperitivo cumple esa función, atrás de Ganesha está el símbolo de OM, un signo de alimentación, paz, meditación. Uno de los mantras de Ganesha empiezan con OM, Y su filosofía es la apertura de los caminos, por ello, en cada camino habrá Ganeshitos.

“Nuestros centros de distribución son locales, donde nuestra principal competencia son Charly, Sol, que no son a nivel nacional ni internacional”. El cacahuate es mexicano, no manejan el chino ni, aunque sea barato. Ellos consumen a los productores del sur del país. Ganeshitos y tiene características especiales: trae publicidad— con Ganesha—, es un producto para reuniones, para pasarla bien.

“Son una variedad de caminos, intentamos mejorar el entorno. La gente debe sentir el mensaje del OM pasar, de paz, cada vez que compren cacahuates”. Cuando encuentres Ganeshitos, no verás el bullicio de las grandes marcas, porque hallarás un camino de paz espiritual, festejo, relajación, el camino esta definido, tu sabes para que son tus Ganeshitos. Ahí marcan la diferencia: con la publicidad.

Ahora los jóvenes saben identificar la marca, levantar, posicionarla en un público y mantenerla en su mente. Los chavos reciben la capacitación diaria y constantemente. Diseñan la estrategia acompañados de su tutor, han conseguido la oportunidad en una marca de cacahuates de obtener una ganancia extra y aprender a generar un negocio. De manera empresarial y con una estrategia publicitaria.

¿Dónde los sigo?

Los jóvenes también realizan memes, infografías y una web para contacto con distribuidores y redes físicas desde la página web, también los jóvenes hacen labor de ventas, relaciones públicas y todo.Reflejarte Estudios es moderno e incluyente  aceptó capacitar a dos mujeres madres solteras, con hijos pequeños que no pueden trasladarse al centro de trabajo y reciben su capacitación vía Online y dar oportunidad a todos.

“Jóvenes significó un antes y un después. Ahora construimos nuestras propias marcas, más retributivas, activos, y, sobre todo, los chicos están aprendiendo a desarrollando marcas y a generar ingresos. No están sometidos a largas jornadas de trabajo, pues más que empleados son directivos de sus áreas.”

Hasta ahora, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), encargada de gestionar el programa, tiene registradas a más de 60,000 empresas con más de 300,000 vacantes para igual número de aprendices.

Encuentralos como ganeshitos.com Facebook: @ganeshitos, Twitter: @ganeshitosSala2, contacto: contacto@ganeshitos.com.

Recuerda: si lo puedes imaginar, lo puedes lograr.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*