Piratería, el lado obscuro de la economía.

¡Llévele, llévele!

En los últimos años el fenómeno de la piratería ha incrementado drásticamente en el país, desde la entrada de la mercancía china, México vio un incremento enorme en productos que entran en la categoría de pirata y que el mismo mercado mexicano se ha ocupado de intensificar y es que ¿porque gastar 3000 pesos en unos tenis de alguna marca prestigiosa si podemos encontrarlos en 800 pesos en el tianguis de la esquina de casa?

Así pues, el mercado pirata ha ido en ascenso y en estos momentos podemos encontrar productos de todas formas, colores y texturas, desde ropa, juguetes, videojuegos, discos de música, películas, libros o medicamentos, este comercio ofrece productos de mala calidad, pero con el sello de alguna marca renombrada.

Según estadísticas de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) México ocupa el cuarto lugar mundial y el primer sitio en América Latina en los delitos de piratería y contrabando.

La situación no es sencilla, puesto que en cuestión económica este tipo de mercado esta arrasando, al menos en el país, con las distintas marcas a las que copia, es decir, en México el mercado pirata cuesta alrededor del 1.25% del PIB, y después del narcotráfico, es el segundo delito más preocupante.

Aunque la ciudadanía mexicana sabe que comprar, vender o fabricar piratería es un delito, lo denominan como un delito “no grave”, y se justifican en la economía general del país, pues resulta más económico adquirir un articulo pirata que un articulo que esta pagando todos los impuestos que se generan al lanzar ese producto al mercado.

Lo más alarmante en este momento, es el problema que se vive con los medicamentos piratas, ya que la gente que los ingiere, en el peor de los casos, puede llegar a morir por un medicamento que no es de patente, o por un medicamento que en lugar de tener las sustancias requeridas contiene colorantes y endulzantes o en muchos casos son solo dulces.

Otro de los datos alarmantes, es la creciente ola de delincuencia que este fenómeno esta detonando, ya que, al tratar de adquirir la mercancía que esta de moda en ese momento, se recurre a asaltos, robos o extorsiones con tal de poder tener en sus manos la pieza original y poder replicarla cuantas veces sea necesario.

¡Ya sabes! A la próxima que veas en el tianguis de la esquina artículos piratas, piensa dos veces en comprarlos, no te arriesgues y recuerda que lo barato sale caro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*