Un barco pirata

La piratería no se crea ni se destruye, sólo se facilita

La piratería cada vez tiene mayor importancia; en los últimos años, a  medida que la tecnología va actualizándose, la piratería ha logrado posicionarse aún más.

Algunas de las cosas con las que la piratería lucra es con: la cinematografía, accesorios, música, libros, software, pintura, esculturas, entre otros.

Para la economía, tiene dos impactos importantes: uno que cueste menos o este más barato y dos que sea fácil de obtener, buscando la comodidad de su bolsillo.

Existen productos que no son copias del original, se podría llamar “similares” o “parecidos”; este tipo de productos tienden a sacarlos aquellas personas que son independientes buscando un precio accesible con las mismas necesidades que el consumidor puede tener sin llegar a la ilegalidad o formar parte de la misma.

Sin embargo, la piratería no deja de ser uno de los delitos que rompen con el esquema de legalidad, ya que perjudica con los derechos de autor.

Una de las Leyes Federales de Derechos de Autor hace referencia a la aplicación de la licencia por copia privada, esto quiere decir que tanto los aparatos, medios y soportes  cuenten con una protección y autorización para su reproducción de manera legal.

En investigaciones más recientes, como resultado de esta actividad, se ha dado a conocer que el 63.7% de las personas que navegan en internet consumen o ven películas piratas y se prevé que para el 2022 México puede estar en los primero 5 lugares  que consumen piratería por internet.

Ana María Magaña, quien es directora de Motion Picture Asociation mencionó en una de sus reuniones para el combate de la piratería  que: “Existe una necesidad de proteger a los creadores y respaldar al mercado legal que representa una fuente de ingresos importante y de generación de empleos”.

Es difícil para la economía de cualquier país y para los autores y artistas de dichas creaciones enfrentarse al combate con la piratería, sobre todo que esta sigue con su actividad sin ningún castigo.

Este tipo de situaciones puede llevarnos a una reflexión profunda con respecto a nuestro propio consumo y de qué manera podemos ayudar. Pensemos y reflexionemos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*