Quien diría que aún puede ser mas maravillosa

Rehidrátate con una cerveza bien fría.

El entrenamiento constante en un deportista siempre es necesario para su rendimiento optimo al momento de realizar el deporte de su agrado, pero más allá de mantener su condición física al máximo, es necesario que en todo momento su cuerpo este hidratado, para esto existen varias formas de lograr la hidratación constante. Nuevos estudios han abierto las puertas a una bebida muy conocida pero que a su vez tiene la capacidad de rehidratar mejor el cuerpo que el agua, la cerveza.

Según estudios realizados en Bruselas Bélgica, el consumo moderado (una lata) de esta bebida rehidrata mejor al cuerpo que un vaso de agua normal, esto se debe a que desde su composición la cerveza consta en su mayor parte de agua, pero mezclada con los demás ingredientes tales como la cebada y la levadura, generan una mezcla de minerales que se maximizan entre sí y dan al cuerpo mayor oxigenación y generan una recuperación más rápida de líquidos.

Además, es rica en minerales tales como el calcio, fosforo, potasio, magnesio, antioxidantes y vitamina B, sustancias que el cuerpo pierde en una actividad física constante, según el doctor Ramón Estruch, del hospital clínico de Barcelona, “ayuda a la prevención de accidentes cardiovasculares gracias a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios de las arterias”.

Por estos motivos en deportes que se dan más en Europa tales como el futbol soccer o el rugby, es muy familiar ver a equipos rehidratándose en el medio tiempo de un juego, con latas de cerveza, las cuales muestran características mas frescas, con bajos niveles de alcohol y muy frías.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, estos beneficios que llega a alcanzar la cerveza sólo se logran con un consumo mínimo, pues, aunque contiene una bomba de minerales que ayudan a la rehidratación, entre sus ingredientes también encontramos alcohol, que a su vez, se encarga de deshidratar el cuerpo a una velocidad muy alta, gracias a su función diurética.

En términos prácticos, el consumo mínimo de la cerveza puede ser de gran ayuda al momento de rehidratar el cuerpo para poder seguir desarrollando la actividad física que más agrade, pero si se excede ese consumo, las características del alcohol entran en acción y pueden generar un desgaste físico mayor o en el peor de los casos alterar los sentidos del cuerpo a tal grado que ya no se pueda mantener en pie.

A la próxima que busques una forma de recuperar líquidos de una manera más rápida y eficiente, recuerda tomarte una lata bien fría de cerveza baja en alcohol.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*