¡Para bailar la bamba se necesita sólo un poco de cultura mexicana!

Seguramente alguna vez has escuchado y hasta bailado “la bamba”, pero ¿de dónde proviene este son?

Trata de imaginar: mujeres con blusa y falda blanca en la cual llevan un delantal negro con coloridas flores bordadas, un abanico adornado con encaje y un peinado al que le acompañan frescas flores; hombres con pantalón y guayabera blanca que llevan un sombrero de paja y en el cuello portan un paliacate rojo. En armonía zapatean sobre tarimas al ritmo de las jaranas, los requintos, el arpa y la quijada de burro… ¡Sabemos que inevitablemente recordaste un baile típico mexicano!

Efectivamente, estamos hablando del Son Jarocho, un baile que representa  la cultura mexicana. Sus orígenes se atribuyen a antiguos habitantes de la costa sur veracruzana, en una región llamada Sotavento, la cual está conformada por los municipios: La Antigua, Boca del Río, Cotaxtla, Jamapa, Manlio Fabio Altamirano, Medellín, Paso de Ovejas, Puente Nacional, Soledad de Doblado, Tlaxicoyan, Úrsulo Galván y Veracruz.

El Sotavento es una región muy característica de la república mexicana, ha generado toda una identidad cultural la cual se distingue por sus fandangos, sus instrumentos musicales y las afinaciones que en ellos ocupan para producir esos ritmos tan especiales.

“La bamba”, “la bruja”, “el tilingo lingo”, “la iguana”, “el colás”, “la llorona”, “el palomo y la paloma”, “la rama” son algunos títulos de sones jarochos muy famosos que datan desde mediados del siglo XIX, sin embargo, no son las únicas opciones para escuchar. Hoy en día existen algunas agrupaciones juveniles que han tratado de recrear el Son Jarocho añadiendo nuevos instrumentos y ritmos con el objetivo de revitalizar esta música.

Ahora que conoces un poco de las raíces del Son Jarocho disfruta de su sonido, no necesariamente tienes que saber bailarlo para pasar un rato agradable, es muy importante reconocer que de dejarlo en el olvido podría agotarse y desaparecer. Está en nuestras manos evitar que suceda, cuidemos y preservemos un baile impregnado de cultura e historia mexicana.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*