La ciencia explica por qué somos #PizzaLovers

La pizza es una de las fast food más consumidas a nivel mundial junto a las hamburguesas, algunos chefs afirman que este alimento tal y como se conoce en la actualidad, procede de la ciudad de Nápoles (Italia) y aparece como plato popular entre los napolitanos, en algún instante no definido del siglo XVII.

Desde Nápoles se extendió al resto de Italia y posteriormente al mundo, debido quizás a la inmigración italiana a diversas partes del planeta Tierra. Desde aquel entonces la pizza ha sufrido muchas modificaciones regionales, por ejemplo, en Roma es muy popular la pizza al taglio, en Liguria la sardenara, en México la pizza mexicana, la árabe manakish, en EE. UU. la chicago-style pizza, la francesa pissaladière, etc

Como sea que la prefieras, ¿cómo podríamos explicar nuestra ‘adicción’ a estos productos? La ciencia dice que por su característico sabor. Esta es la respuesta de acuerdo a la teoría que propone un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Oregón.

Según Juyun Lim, quien dirigió la investigación, existe un sexto sabor que podríamos haber pasado por alto. Cómo se sabe, los seres humanos categorizamos los sabores por dulce, ácido, salado y amargo.

Recientemente, a este grupo se sumó el famoso umami, presente en manjares tan deliciosos como el jamón serrano. Ahora, los investigadores abogan por la inclusión de otro: el almidonado. Según explican los científicos en la investigación, publicada en la revista especializada Chemical Senses, los receptores de nuestra lengua se han ido adaptando evolutivamente a los alimentos que tomamos cotidianamente.

Especialmente aquellos que contienen carbohidratos. Esto para ellos significa que el sabor “almidón” es distinguible para los seres humanos, que viene a ser el sabor que tienen los alimentos con azúcares complejos o ricos en carbohidratos.

Lo cierto es que la pizza, ya sea casera, congelada, cocinada en un restaurante italiano o encargada por teléfono es sencillamente un plato que todos amamos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*