¿Qué pedal? Súbete a la bici y no pierdas más tiempo en el tráfico

En los últimos 30 años en México, el crecimiento de la población y la mala planificación urbana provocaron el congestionamiento de las calles, lo cual ocasionó que el traslado de un punto a otro en la ciudad y hacia las periferias, se convierta en un recorrido promedio de dos ó tres horas, cuando deberían ser trayectos de treinta minutos a una hora.

Un claro ejemplo es la Ciudad de México que “de acuerdo con el Índice de Tráfico de Tom Tom—fabricante de sistemas GPS—en 2016 […] obtuvo el primer lugar de 295 ciudades en congestión vehicular”, es decir, se puede apreciar que trasladarse en la Ciudad de México implica invertir 59% más del tiempo estimado, cifra que aumentó considerablemente el año 2017 al subir a 66%.

Por ello, el imperio del coche como medio de trasporte urbano debe llegar a su fin. Una nueva cultura de la movilidad debe surgir en la sociedad. Y esta cultura ha de surgir a golpe de pedal: súbete a la bicicleta. Y es que la bicicleta no es sólo un medio de transporte eficaz, rápido, económico, saludable, amigable y respetuoso con la naturaleza. Es un símbolo de cómo las cosas pueden hacerse de otra manera para conseguir un mundo más justo, una sociedad más unida y un planeta más sano. Atrévete a moverte en bici y verás.

El jefe del laboratorio de biomecánica de la Dirección General de Actividades Deportivas y Recreativas (DGDyR) de la UNAM, Aoyama Núñez explica que la diferencia entre usar bici o auto es abismal y más notoria en la contaminación que ambos generan:

50% del consumo total de combustibles fósiles pertenece al sector transporte en nuestro país. La contaminación generada por un ciclista es de 20 a 40 veces menor que la de un automovilista.

92% del parque vehicular es privado. Ellos ocupan más del 80% del espacio vial y son los responsables del 70% de la contaminación que genera el transporte; y solo cubren el 18% de los viajes.

12 kilómetros por hora. Es la velocidad promedio en que circulan los vehículos en la Ciudad en horas pico y avenidas transitadas. Lo que incrementa los gramos contaminantes emitidos al ambiente.

Menores gastos. Los costos asociados al uso de bicicleta son, entre 50 y 100 veces menos que los realizados por los automovilistas; además los costos de transportación y mantenimiento son menores.

Adiós al estrés y bienvenida felicidad

Puede ser un ejercicio tan relajante que puede contribuir a la eliminación de estrés y tensión emocional, ya que el cerebro se oxigena más, esto permite pensar con mayor facilidad y claridad.

Bienvenida felicidad. Andar en bici genera endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, con las que además de generar optimismo y alegría; ayuda a no tomarse como un ejercicio forzoso, sino divertido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*