Tlayacapan Mágico

Ubicado en el estado de Morelos, el pueblo mágico de Tlayacapan es un destino ideal para poder pasar un fin de semana familiar, donde podrán maravillarse con su belleza natural y arquitectónica.

 Por su ubicación geográfica, Tlayacapan es un pueblo lleno de historia, donde los acontecimientos más grandes de nuestro país dieron lugar. Desde sus inicios prehispánicos, la localidad se dedico a la alfarería, oficio que aun perdura entre sus pobladores.

Al ser un pueblo rodeado en su totalidad por cerros, se dio en el lugar una de las batallas importantes en la era de la conquista española, en el cerro del “Tlatoani” en donde los pobladores actualmente, en compañía de arqueólogos especializados en la zona, dan una visita guiada por la ruina arqueológica que se encuentra en la cúspide de éste.

En el centro del pueblo, se encuentra el exconvento de San Juan Bautista que es uno de los pocos que datan del Siglo XVI, considerado como patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO, en su interior esta la exposición permanente de las momias de Tlayacapan. Distribuidas a la periferia del pueblo se encuentran 7 capillas que datan del mismo siglo que el exconvento, y sólo son abiertas en fiestas patronales.

Entre su acervo histórico también se encuentra momentos importantes en la lucha de la independencia mexicana y la revolución mexicana, convirtiendo al pueblo, en un lugar emblemático para la cultura de nuestro país.

El domingo es el día perfecto para visitar Tlayacapan ya que sus pobladores salen a vender artesanías, la banda municipal ensaya en la plaza central para darle ritmo a los chinelos del huehuetzin del náhuatl “personas que se viste de ropas viejas”, en el mercado hacen una muestra de la gastronomía local morelense, donde se encuentra la cecina, la cerveza artesanal de la zona, enchiladas a los tres moles y los tlacoyos de xales (moronitas de chicharrón).

Si lo que deseas es salir de la ciudad a un destino económico y cercano, Tlayacapan, Morelos es una opción para pasar un fin de semana alejado del ajetreo citadino.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*